ROMA… Y CRISTINO ©

image

No, no es la ciudad. Es un nombre de mujer. Quizás Roma Damsk no fuese fusilada. Su misterio se pierde en París. El tiempo dejó su paso al piano, el piano a Venus, Venus a un pasaporte falsificado.
Óscar Domínguez (San Cristóbal de La Laguna, 1906-1957) es el pretexto y la excusa. Pero en el fondo está esa playa. Una montaña tan roja como las manos cortadas en un retrato. Playa Chica junto a la Playa Grande, forman pareja tormentosa gracias al idilio cuajado de acordes de piano, de olor a linaza y de caracoles de mar. El Norte y el Sur se abrazan en un poema como Óscar y Cristino. Los versos se hacen pelos de pincel y estocadas de paleta.
Subiendo las escaleras del caserón cuidadosamente rehabilitado, pensaba en aquella mujer tan hermosa traspasando el umbral del Calvario en Tacoronte. Óscar la trajo, y sé la llevó montada en un carro de mariposas a buscar la luz. Se le olvidó regresar a recoger paisajes, y dejarlos en las tazas del bodegón inmaculado. Unión de voluntades en el esfuerzo por incomprender la vida y la muerte.
image
image

Pasión y misticismo se contraponen en las salas de la Casa Saavedra. Blancas calaveras se entrecruzan con las vísceras de una cueva guanche, dejando al hombre desnudo frente a una mesa de sombras. El pescador que llevamos dentro todas las duermevelas, aflora los deseos incontenibles de besar esas nubes, volar por el interior… sodomizar las letras automáticas en la contemplación del horizonte o remar en la porosidad de las ventanas.
image

Es verdad. Lo argumentó Clara Armas, la directora de la fundación, cuando me indicó que había dejado de ser un crítico de arte usual, para entrar en el terreno de las emociones. La tensión de abrazar un surrealismo tan vehemente como sensual y salvaje en la casa de Cristino de Vera (Santa Cruz de Tenerife, 1931- ) junto a su autorretrato, y la soledad técnicamente perfecta de la humildad personificada fue tan intensa, que esa simbiosis estrechó nuestras manos.
Recordé a Maud (*), fotografiada por Man Ray, y vi como Roma seguía siendo perseguida por el azar. “Después de la tempestad viene la calma.” escribió Óscar a su huidiza amada.
image
La mañana lluviosa de la calle San Agustín pesaba sobre las palmatorias del convento. Una partitura sobrevoló el drago y la palmera. Dos pintores bien distintos me escoltaron hasta Santa Cruz.
image

José Félix Sáenz-Marrero Fernández

24/1/2015 (después de practicar decalcomanías… )

(*) Maud Westherdhal, crítica de arte, ceramista, esmaltadora y esposa de Óscar Domínguez. De Maud recuerdo una sonrisa abierta, unas manos ágiles… el Sol y la Luna esmaltados que presidían las paredes del salón-estar de mis padres.

Anuncios

LAS IMPRESIONES DE FELIPE…©

image

image

Acompañarle, arroparle, escucharle y leer detenidamente cada explosión de color fue parte de mi terapia.
Felipe trabaja, sonríe, trabaja, deleita con sus atelerianos sobrevolando los hermosos huecos del TEA, exactamente igual que cuando compartíamos pensión en Las Palmas de Gran Canaria. Pensión o piso, eso da igual. Me desdigo. No es el mismo. Nunca ha sido ese pintor, arquitecto, escultor, grabador ni artista plástico altivo y agrio que se le presupone a quien sólo vive para tres amores: sus creaciones, su familia y sus amigos.
Es tan solidario en su pintura que los horizontes de la espátula nunca alcanzarán sus dedos. Me vuelvo a desdecir. Felipe Hodgson Ravina es más pintor que nunca. Ha elaborado con paciencia su método a base de docencia, de estudio, donde puede verse reflejado en todo lo que le rodea. De sorprenderse cada día y mirar a los ojos de los que nunca terminan de aprender.
Se ha convertido a la materia, a la densidad, al formato exacto que su formación de dibujante de creador de espacios. La pigmentación asombra. Su pintura obliga a cerrar los ojos y retener los abigarrados cúmulos de sensaciones placenteras.
Se adivinan sus etapas anteriores, el exacto y eficaz descuido de mareas emocionales que nos hacen olvidarnos del color gris de nuestras ciudades.
image

Felipe es un humilde artesano de la teoría que se desenvuelve ente lienzos, caballetes, tubos apretados con mimo y aromas de reinterpretaciones sin final. Es un maestro.
Cuando lo abrazas sabes que lo estas haciendo fuerte porque sus poros pueden reventar de pigmentos antes de desembocar en una sonrisa.
Enhorabuena compañero.
image

image

José Félix Sáenz- Marrero Fernández.

Fotografías y texto del autor. Cartel de la exposición.

13/12/2014

todavía con el calor del TEA…

UN PINTOR EN EL HOTEL SAVOY DE NUEVA YORK: SOROLLA…©

image

image

Por fin Sorolla. He esperado meses. Y al entrar en la sala las barcas de Javea me saludan. Partí en una de ellas con el velamen desplegado hacía a América. Me recibieron los vigilantes del Museo Fundacion MAPFRE y pasé directamente de la sala repleta por los Marcos dorados con destino a Nueva York. El emblemático hotel Savoy abrió sus puertas y acompañé a don Joaquín hasta su mirador.
image
El pintor que nunca se encontraba a gusto con los retratos desenvolvió los lienzos donde transitaban los rostros de una sociedad neoyorquina ávida de grandezas y derroche de caudales. Su mecenas fortuna Ryan y el introductor Hungtington me trasladaron a aquel 1911 lleno de vitalidad financiera. Habían pasado dos años años desde que los paseos del gran hombre deslumbraron tierras lejanas. image
Dicen que su poética del silencio y la muestra de su intimidad introvertida cargada de simbolismo, trazó con sus pinceladas todo el sol Mediterráneo a las grises calles de la urbe que dominaba el mundo. La nieve en Central Park le invitaba a prodigar sus gouches con manchas de colores empastados, donde reflejaba los carruajes y el movimiento incesante de las avenidas.
Los ojos de los viandantes no daban crédito a tantos jardines del Alcazar de Sevilla, de los patios de la Alhambra… el ciprés de la Sultana dominaba sobre los estos escuálidos de los parterres ciudadanos.
La esquina del hotel allá abajo asombraba por las muchedumbres grises y presurosas de gentes cuajadas de memorias limitadas.
Me detuve en una única y pequeña sala circular. Y entonces los vi tan pequeños y tan rápidos como gotas de carbón entre el oleaje de los óleos.
Dibujos a lápiz. Bosquejos a carboncillo con esas pinceladas de conté que contaban historias anónimas de smoking y pajaritas, abrigos y collares, páselas y tazas de café humeantes. Todo sobre el soporte sencillo del papel de estraza usado en la lavandería de un hotel lleno de vida. image
Cualquier superficie plana de cartón es un lienzo para un artista. Los menús se quedaron años enteros como testigos de la mirada inquieta que me desveló sobre sus hombros a un valenciano universal.
Sorolla es un artista plástico para ver de lejos y en la distancia. Sus paletadas y sus brochazos, en pocas estocadas superpuestas, traslucen un cromatismo inusitado, un desgarro en instantes de concentración y una premonición de todo el arte posterior a él. Se anuncia una independencia fructífera de corrientes pictóricas preñada de presagios.
image

Desfilaron Vicente Blasco Ibáñez, Raimundo de Madrazo, y tantos otros sin haber pisado su querida Hispánico Society of América. La familia le espero, con sus hijas al frente para ayudarle a comercializar su cuantiosa obra. Pasear con 356 cuadros en sus exposiciones allende el océano le reportó 195 obras vendidas.
Quizás Colón, en sus estudios preparatorios, le despidiera en el transatlántico que le devolvió a España.
La menina le saludó desde otra ventana del hotel.
Veintiséis años después de su muerte acaecida en 1923 en Cercedilla, a espaldas de la Sierra madrileña, mi madre me paseaba por ese trozo de ladera, en un cochecito, para tomar los aires llenos de agua nevada que hoy mismo respiro.
image
image

José Félix Sáenz-Marrero Fernández

jfsaenzmarrero.wordpress.com

23/11/2014

EL CURIOSO POP-ART DE RICHARD HAMILTON: INSTALACIONES… ©

image

Corre muy deprisa este mes de Septiembre. Tan deprisa que las hojas del calendario se vuelven arrugas imperceptibles en los soportales de los edificios. Los buzones se llenan de hojas secas en todos los parques de la ciudad. Las bocas de riego permanecen olvidadas, porque no es la época de lluvias todavía, y el ahorro en los jardincillos que conducen a los museos se deja notar.
Una vez más la visita obligada a las colecciones del Thyssen-Bonnermiza me atrae a una nueva muestra temporal.
El pop-art siempre atrae a curiosos profanos del arte. Porque es un lengua entendible y fácil de digerir por las masas. Lo que pasa es que Richard Hamilton, ese pintor tan británico ( nacido en Londres 24 de febrero de1922 – f. 13 de septiembre de 2011), es además un gran diseñador gráfico, amén de testigo directo de cómo los hogares se fueron poblando de iconos, señales… objetos comunes y corrientes.

image
Su gran bagaje estilístico y formativo de delineante industrial le hace poder desarrollar un arte de tiralíneas tan espléndidamente milimétrico, estudiado, preciso, enamorado de la exactitud… y al mismo tiempo de un doble lenguaje pleno de sencillez y complejidad, con una proyección a la divulgación estética en su totalidad, que hace reflexionar en el espacio, en su forma precursora de entender el arte plástico en su globalidad…
Pero sobre todo… su maestría en el uso de los tiempos y las herramientas del oficio.
Curiosamente, jamás recibió una titulación académica oficial completa. Picoteaba e investigaba de aquí para allá, con un espíritu inquieto que me fascinaba.
Paseé mi alma por las salas de la pinacoteca enfrascado en un baile esplendoroso de valses por los salones del castillo de Schönbrunn, descubriendo sus instalaciones, sus combinaciones de formas, múltiples escenarios y montajes. Fue un precursor de nuevas corrientes artísticas como el apropicionismo… un investigador y colaborador incansable.
Su unión con Marcel Duchamp fue inmensamente fructífera. El lirismo e ironía de ambos y su precisión en el taller, les hizo mantener un engranaje perfecto. En la distancia Pollock se relamía montando y desmontando mitos.
Pintó al primer ministro británico Tony Blair enfundándose en un traje de cow-boy. Su osadía, su compromiso, y la gran hermandad que cruzaba fronteras con artistas heterogéneos y heterodoxos, le llevó a numerosos países.
Un recorrido por su biografía personal y artística se entrecruza ante mis ojos boquiabiertos por los impulsos que desprende.

image

Amigo de la fotografía, se dejó retratar por personajes tan variopintos como Ferran Adriá o Yoko Ono. Son años de pléyade de artistas que se interrelacionan, tejiendo la seda como arañas esparcidas en todos los rincones. Richard llega hasta Cadaqués para conocer a Dalí. Y reconoce la supremacía mediática de Marcel Duchamp.
Precursor de minimalismos, también fue el diseñador de la cubierta del White Album (Álbum Blanco) de The Beatles, en 1968. Toda una revolución dentro del diseño de portadas discográficas para encarpetar vinilos que eran los videoclips de antaño.
La revuelta social, la vanguardia artística y la rebeldía plástica desarmaban mis prejuicios y transpiraban todo el aire viciado que se iba almacenando.
Sonrisa amplia que abocó en una carcajada concitando todas las miradas contemplativas. Hasta un dibujante que cuaderno en ristre esbozaba un retrato del pintor se volvió a mirarme. Me hubiese encantado desnudarme y poner mi cicatriz en posición vertical.
Que libertad más maravillosa percibía en las estanterías decoradas por cientos de hilos de colores. Estructuras reticulares me asaltaron como redes de rayos luminosos… el debate entre orgánicos y funcionalistas estaba servido.
Sus máquinas segadoras en grabados y aguafuertes… a punta seca, parecían espejos de Durero por surrealismo, dureza… y por sus bocas amenazantes. Se acercó al dadaísmo flirteando con cualquier movimiento, entrando y huyendo con su vigorosa personalidad.
Collages en papeles de cuadrículas asaltaban los bancos de las calles con una intrepidez digna del deporte de riesgo. Hamilton se atrevía con todo.
La alteración de la materia orgánica en Trainsitlon Espiral Cromane precedió a concepciones como Growth and Form, 1951, $he, 1958-61… Así recorrí escenas teatralizadas de artefactos como un VIAJE de innumerables direcciones en salida estelar hacia la Calle de la Gran Urbe.

Como bien dijo en una de sus instalaciones: “This is Tomorrow” (Esto es el Mañana). Y acertó. Desde luego que fue un profeta de la posmodernidad.

José Félix Sáenz-Marrero Fernández
jfsaenzmarrero.wordpress.com

Septiembre de 2014, en el Museo Thyssen Bonermiza

(Canción “Yes Blues” The Beatles del Álbum Blanco)

https://m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=-hYJ91hEWPQ

Imágenes de la Exposición:
Study for a fashion plate, 1969
Pin-up (óleo y celulos), 1961
Montaje e instalación.