LOS MADRAZO… ©

“Los objetos son los amigos que ni el tiempo, ni la belleza, ni la fidelidad consiguen alterar.”
(Françoise Sagan)

image

Tenía que volver. No solamente para contemplar aquel bellísimo retrato.
La propuesta era descifrar los misterios que nos evocan los objetos inanimados, incrustados cual piezas de rompecabezas imposibles, oír el susurro de las joyas y los pañuelos debidamente ocultos en la solapa de los caballeros, desentrañar la disposición de libros abiertos por alguna página concreta en una hermosa biblioteca, desvelar los ropajes que atraviesan las épocas pretéritas en modas ya fenecidas. Escuchar lo que el aire atrapado en las distancias cortas me susurra en las sombras sabiamente proyectadas desde lo más profundo del lienzo. Y dialogar, desde el epicentro de esa atmósfera, que es lo que quedó flotando en el ambiente como una burbuja intacta. Ámbar inacabado derramándose en un álbum y desprendido de un lazo rosa en los cabellos de pálidas damas.
Quizás haya pocas familias que tengan una tradición tan marcada dentro de la plástica española. Durante tres generaciones y en un periodo que abarca más de un siglo, dominaron la escena de los rostros burgueses, las caras aristocráticas, los bustos de las familias poderosas y los ambientes culturales más refinados.

image

Fueron los Strauss de la pintura decimonónica con el patriarca Don José de Madrazo y Agudo al frente, al que siguieron sus hijos Federico de Madrazo y Kuntz, Pedro de Madrazo y Kuntz, y Luis de Madrazo y Kuntz. A los hijos de Federico, Raimundo de Madrazo y Garreta y Ricardo de Madrazo y Garreta hay que añadir en su entorno a Mariano Fortuny y Madrazo, hijo de Mariano Fortuny y Cecilia de Madrazo, hija a su vez de Federico. Aún nos faltaba Federico Carlos de Madrazo y Ochoa, hijo de Raimundo y retratista como su bisabuelo y descendientes.
De todos ellos Raimundo fue el que inició una conversación conmigo nada más llegar a la sala. Aportó los toques de un impresionismo incipiente a sus retratos con un dominio absoluto del oficio a la vez que un dibujo claro y contundente. Su modelo, musa y amante por muchos años, Aline Masson, era una joven bellísima de la que supo sacar partido en todos los retratos. La Academia cerraba el telón de la pintura de estudio para salir al aire fresco de la calle. Centenares de posturas de las modelos retratadas, y decenas de objetos dispuestos como claves de un camino, sirvieron de conjuro para mostrar el refinamiento francés del pintor y desplegar la luz, conformando así un abanico de varillas pintadas con la armonía oriental.
Confundir los tres cometidos anteriores y concentrarlos en una mujer no le distrajo de trabajar incansablemente en bocetos de técnica inigualable. La carta que sostiene, con unas pinceladas armoniosas, destaca el lacre que sella esos secretos de ensoñación risueña. El ramo de flores estalla voluptuoso para hablarnos del mensaje sin necesidad del remite. El lienzo a veces se convierte en un preciso y precioso tablero de ajedrez donde jugamos al escondite como espectadores y asistimos a momentos inolvidables que quedaron encerrados en las cápsulas del tiempo.
Un espléndido secreter donde el diálogo no existe. Sólo habla el carmín de los labios, el sonrojo de unas mejillas encendidas y el azul pálido… el blanco de las blusas.
No está, pero podría estar, el rostro de Aline cuando hojea un álbum repleto de retratos ovalados con una iconografía llena de simbolismo. Pero no es en el Prado. La luminosidad y la composición ya apuntan las prevanguardias futuras.
Desde Ingres al mismo Fortuny, el romanticismo se fue agotando y haciéndose plenamente realista, retratista de una época, curioso mostrador de modas, engarce de pendientes pulcramente colgados de lóbulos femeninos con la coquetería de un siglo que hizo de ella su protagonista.
Lástima que Fortuny padre tampoco esté colgado en esta exposición con su maravilloso desnudo donde el mar se convierte en objeto.

image

Aquella carta, las mismas fotografías, este mar… todo conduce a una atmósfera de pasión apenas contenida brillando en los ojos de Aline, o en las pupilas de este espectador que quisiera desgarrar el lacre, conocer la autoría de la misiva, romper la envoltura del ramo de flores, amasar esa inmensidad de espuma entre sus manos y repetir con Martin Heidegger: “Los objetos hablan…”

image

José Félix Sáenz-Marrero Fernández

22/10/2015 (en la Fundación La Caixa… perdido… )

Imágenes:
-Raimundo de Madrazo y Garreta-“Felicitación de cumpleaños”.
-Raimundo de Madrazo y Garreta-“Fond Memories”
-Mariano Fortuny i Marsal- “Desnudo en la playa de Portici” (1874).
-“Los objetos hablan” Exposición de colecciones del Museo del Prado.

Anuncios