LA TEORÍA DE LOS MEANDROS…©

20140630-221205-79925758.jpg


Cubría el río Tajo poco nivel de agua. La suficiente para refrescar con su humedad decenas de metros más arriba el mirador encaramado en un peñasco que afloraba en el Cigarral del Olvido.

Sentado frente a frente con el puente de San Martín, y con la masa pétrea y geométrica del Alcázar sobre mi línea del horizonte, bajaba la vista, casi sin quererlo, al flujo serpenteante de líquido que bramaba incesante y suave allá abajo… formando surcos de serpiente en la tierra y creando esos hermosos acantilados cortados por el color rojizo del hierro, que da nombre a la corriente, cada vez menos caudalosa. La sequedad del ambiente, el resol apenas formada la primavera, hacía reverberar los rizos blancos de los remansos curvos, notas de solfeo de un pentagrama inigualable.
No se porqué me vino a la cabeza Le Corbusier. Probablemente en mi agenda estaba ya la visita a su exposición en Caixaforum de Madrid. Aparecieron al cerrar los ojos múltiples sinuosidades en forma de S surcando un espacio infinito. Y empecé a comprender cómo me afectaba su famosa “teoría de los meandros” para definir el proceso artístico. Resonaron fuerte sus palabras, como una sura recitada cuando Toledo fue árabe en su taifa, desde mi minarete particular: “… la ruta de tierra es milenaria, la ruta del agua es milenaria, la ruta del hierro –fuego– tiene cien años, la ruta del aire acaba de nacer… “. Divulgar y resumir esta teoría no es fácil. Pero es constructivo su conocimiento y aplicación.
Las imágenes y metáforas del agua le sirvieron al gran arquitecto suizo para describir el discurso de la vida y los azares que se suceden como un curso fluvial que nos hace entender los elementos simples que la conforman. Es el agua que discurre para apagar nuestro fuego interior, que araña la piedra tan dura que cargamos o arrastra guijarros inapreciables. Es simple agua que humedece y compone el aire que precisamos para respirar. Con esa “metapoética” del agua, según palabras de José Parra Martínez, arquitecto, pretendió Le Corbusier, explicarse a sí mismo, sobrevolando los caudalosos ríos brasileños a vista de pájaro, la verdad de la vida encerrada entre las dos orillas del trazo natural.
Nunca al arte en general se llega con el destino en línea recta. Se alcanza solo tras navegar por direcciones en forma de abanico y después de deambular por un lecho escurridizo y cambiante. Las posibilidades solo se abren cuando los pasos se ensanchan y aprendes a vadear lugares inaccesibles para tu tamaño.
Pensaba en todas estas disquisiciones, cuando me sobrevoló un avión dejando una pequeña estela algodonada en dirección al norte. Su zumbido de mosquito me reanimó de un sopor, mitad ensueño mitad ensimismamiento, para retener el destino del agua que nunca se quedó quieta. Ese destino al que está abocada cada andadura artística adornada con altibajos, superficiales o muy profundos, al desplazarse lentamente por nuestro diario desencuentro con nosotros mismos. Mirar… ver… observar… y crear. Solo el hombre puede acercarse con ese regodeo a la cultura.
Einstein, Borges… todos pensaron en ellos… esos grafismos curvos que se reiteran como un arado arañando un lienzo, una piedra, una hoja de papel… un trozo de pentagrama colgando en los oídos. Todos, como el mismo Jeanneret, el arquitecto francosuizo Charles Édouard Jeanneret-Gris, urbanista, pintor, diseñador de interiores, escritor, fotógrafo y aficionado al cine, al igual que lo hicieron y plasmaron en todas las culturas los magos, los artesanos, los artistas. Esa visión integral de un proceso creativo está reservada a unos pocos seres. Ese espíritu renacentista e integrador que con la especialización vamos perdiendo.
Con estos desvíos de dirección, con esta deriva del pensamiento, allí, en aquel paraje rasgado a machetazos y purificado por la indolencia del aire conspirador, llegué a la conclusión que necesitaba.
Volviendo al gran filósofo de los espacios humanos, este realizó, en setenta y siete años de fecundo pensamiento, 400 proyectos para 75 edificios, además de escribir 40 libros teóricos y realizar infinidad de esquemas, dibujos, gritos de desconsuelo y sentencias evidentes. La discusión, la divulgación, los descubrimientos al azar acompañan siempre como meandros y afluentes la actividad creadora. Plasmados, publicados, edificados o no, forman un cuerpo teórico y práctico, a veces titánico, las más colérico, son cauces en calma de un sentido universal.
Toledo preparó ese escenario… un fondo de naturaleza viva en el que poder grafiar sobre mi cuaderno de viaje, tras abrir las tapas del Museo de Bellas Artes de Bilbao con el “Rapto de Europa” en cubierta, este escrito garabateado con pulso tembloroso.

J. F. Sáenz-Marrero Fernández

 

Imagen:
Le Corbusier
Conferencia: “La Ley del Meandro”, 1929
Boceto
Carboncillo y lápiz sobre papel
Fondation Le Corbusier, París

20140630-221206-79926758.jpg

20140630-221207-79927605.jpgimage

 

 

Anuncios

Acto de celebración del 50 aniversario de Puerta de Hierro

ES TODO UN HONOR HABER SIDO PACIENTE Y TRANSPLANTADO BIPULMONAR EN ESTE HOSPITAL. MI CASA SENCILLAMENTE

PulmónMadridTX

El próximo viernes 27 de junio a las 11 horas, el Hospital Puerta de Hierro celebra su 50 aniversario con un acto que tendrá lugar en el salón de actos del hospital, es decir, donde realizamos la presentación oficial de la Asociación.
50 aniversario hosp.eres tu
Nuestra presidenta, Raquel Nieto, ya ha confirmado su asistencia a la gerencia del hospital y nosotros, como pulmonados/as, debemos acompañarla, por lo que reservad en vuestras agendas el próximo viernes día 27 de junio y que sea un nuevo motivo para reencontrarnos y darle un tirón de orejas al hospital que tan bien nos cuida y del que formamos parte.

Ver la entrada original

HASTA PRONTO

image

YA SÉ…©
Ya sé como te portas con la lluvia
como convocas aliento en tu mirada y aleteas
dejando volar las ramas de la noche.
Ya sé como te refugias en la vida
para pasar los días lejos de nuestras azoteas
donde habita el rumor de brisas en el porche.
Nuestra casa tiembla en vendavales de pasiones
zarandeando las nubes…
y descarga
todo el diluvio de múltiples abrazos
todo el oleaje de inmensas soledades
todo el sabor de la resaca amarga
por cauces y ríos de zarpazos…
Me envuelves y me embargas
de ternura y de saqueos,
robos de ropa entre las pieles del deseo.
Ya sé porqué subo y bajo todas estas olas…
ni me muevo…
guarecido en los brazos de la nube
ando despacio… llego
… ya sé porqué no subes :
… estás muerta de miedo por el cielo…
estas viva dentro de la furia…
y quieres comer todos los copos
bebiendo el vino picante de mi lengua
que nunca arrecia con el viento…

José Félix Sáenz-Marrero Fernández
Octubre 2012

 

 

 

 

MIS OJOS SIN TI…©

No puedo morir para tus ojos donde benevoléntemente
solo habita un encuentro de palabras
cruzadas al desaire.
Porque solo tus ojos sortean unos números invisibles
al resto de las miradas.
Este verano entra de improviso sin llamar a la puerta
dejando atrás las ropas.
Suben las ancas relinchando
mensajes que piafan vendiendo violetas solitarias.
¿A quién gritan las partículas del sol si no asoma tu cara?
¿Por quién suenan los gorjeos de una desdichada gota de agua?
Un veintiuno de Junio rompe el calendario de hojas sueltas.
El poema se esconde escurridizo entre los coches aparcados
pisando el paso de cebra gris y blanco.
Prosa… solo prosa incontenible puebla la desierta Alameda.
La palma de una mano izquierda pulsa teclas de tamaños
manchados de cal y arena.
Se describe una frase. Se empuja el alma.
Han pasado los fríos garfios que escarbaron el tubo
para exprimir cerebros azules…
Se derraman sobre el suelo las migajas de pan que sobra.
El calor las hará huir caminando hacia la costa
infinita donde nunca hubo nada sin ti.

José Félix Sáenz-Marrero Fernández.

SIN TI...